Balón gástrico

La solución más eficaz para combatir la obesidad y mejorar la salud.

El balón gástrico es un tratamiento indicado para la pérdida de peso para aquellas personas que han seguido tratamientos dietéticos sin lograr resultado. Al colocar el balón gástrico en el estómago el paciente ingiere menos cantidad de alimentos y se sacia antes. Con este tratamiento obtendrás hábitos de vida saludables y recibirás atención especializada en nutrición y obesidad. 

¿Qué es el balón gástrico?

El balón gástrico consiste en una intervención donde se implanta un balón de silicona que se llena de suero fisiológico con el que se consigue la reducción de la capacidad del estómago provocando una sensación de saciedad inmediata. Siempre acompañado de la reeducación alimentaria. 

Con el balón gástrico el paciente consigue perder peso y lucir el cuerpo que siempre ha soñado. El Balón gástrico es considerado por los especialistas como el método no invasivo más eficaz y seguro para tratar la obesidad.

  • Reduce el volumen del estómago
  • La intervención no dura más de 30 minutos
  • Técnica no invasiva.
  • Sin incisiones ni cicatrices de ningún tipo.
  • Vuelta a la rutina en tan solo unos días. 
  • Aumenta la autoestima.
  • La pérdida de peso comienza al día siguiente de la colocación.

¿Para quién está indicado?

El balón gástrico está indicado para: 

  • Las personas que cuenten con un índice de Masa Corporal (IMC) superior a 28 y hasta 40.
  • Con sobrepeso.
  • Con trastornos metabólicos…
balón gastrico

1

SEGURO

Antes de comenzar con el tratamiento, el especialista realizará al paciente un estudio y valoración para determinar su estado. 

2

RÁPIDO

La colocación del balón gástrico se introduce de forma oral y bajo sedación sin cirugía de forma de forma segura. El proceso es rápido. 

 

 

 

3

EFICAZ

El tratamiento tendrá resultados eficaces provocando sensación de saciedad, mejorando el estilo de vida para poder mantener los resultados durante años.  

PREGUNTAS FRECUENTES

Una vez tengas el balón gástrico podrás realizar una vida normal dormir sin ningún problema y comenzar a perder peso. No tendrás ningún problema para dormir.  

  1. La intervención es rápida y sencilla. Se introduce el balón en el estómago a través de la boca y se infla para que ocupe un espacio en el estómago.
  2. No se realizan incisiones, con lo que se evitan las molestas y feas cicatrices.
  3. El balón puede retirarse en cualquier momento.
  4.  Es tratamiento efectivo si se cumple con rigor y con reeducación alimentaria.
  5. Seguimiento médico por nuestros especialistas.
  6. Es una intervención totalmente segura para perder peso. 
  7. Es un tratamiento efectivo acompañado de la dieta. 
  8. El peso perdido no se recupera tras retirar el balón. 

Es el método más conocido y eficaz para controlar la obesidad ya que reduce la sensación de hambre y hace que te sientas lleno más rápido.

Además, como ya hemos mencionado, es un método muy poco invasivo, que no deja cicatrices y cuya intervención no dura más de 30 minutos.

Por ello, debido a su efectividad y su colocación sin cirugía es uno de los métodos que están teniendo más éxito.

Este tratamiento, va dirigido a personas que sufren de obesidad o cualquier trastorno metabólico y han tratado de bajar de peso por otros medios sin llegar a conseguirlo.

Personas de entre 18 y 60 años con un índice de masa corporal entre 30 y 40kg que estén dispuestos a cambiar hábitos alimenticios y no hayan sufrido ninguna cirugía de estómago o esófago.

En primer lugar se seda al paciente, la anestesia que se utiliza para este tipo de procesos puede ser local o general, dependiendo de la situación o tolerancia al proceso que muestre cada persona. A continuación se introduce mediante endoscopia el balón gástrico desinflado, para una vez dentro del estómago, empezar a rellenarlo con solución salina.

Este llenado no es igual en todos los pacientes, el volumen dependerá del grado de obesidad del paciente.

Los principales tipos de balones gástricos son el clásico, el secuencial, el anatómico y el ingerible o elipse.

El clásico es el más popular, se realiza con endoscopia y tiene una duración de 6 meses en el interior del estómago.

El intragástrico secuencial, al igual que el clásico, se realiza por endoscopia, pero su duración es de 12 meses. Se trata de colocar más de un dispositivo, el primer dispositivo suele rellenarse con 500 ml de suero, y tras seis meses se retira y es sustituido por otro balón de 700 ml, de ahí que se llame secuencial.

El intragástrico anatómico, es otro método con el mismo proceso, pero puede mantenerse dentro del estómago 12 meses consecutivos, sin necesidad de ser cambiado.

Y por último el balón intragástrico ingerible o elipse, es el más actual y que no requiere sedación ni endoscopio, además tiene una duración de 14 semanas.

Algunas de las principales ventajas es que la intervención es rápida, sencilla y muy eficaz. Al no realizar incisiones, no deja marcas ni produce molestias y es una de las intervenciones más seguras y eficaces.

Otro de los puntos claves de esta intervención es que una vez que se retira el balón no se recupera el peso perdido, ya que el paciente adquiere unos hábitos alimenticios y un estilo de vida sano y  saludable, el cual se tiene que seguir manteniendo.

Siendo que pierdes peso y además ganas calidad de vida.

Algunos de los efectos inmediatos pueden ser náuseas y vómitos ya que el estómago intenta digerir o expulsar el balón. Otros de los posibles efectos pueden ser cólicos o retortijones así como estreñimientos, deshidratación, cetosis e infección urinaria.

Estos síntomas no se mantienen después del tratamiento, sino que suelen durar entre 12 o 24 horas, rara vez llegan a durar 72 horas.

Algunos de los riesgos pueden ser el inflado excesivo del balón con aire o líquido de forma espontánea (hiperinflación espontánea) lo que supone la eliminación anticipada del dispositivo.

Otro de los riesgos puede ser el desarrollo de pancreatitis aguda lo que conlleva también la eliminación temprana del tratamiento para solucionar el problema causado.

La implantación del balón intragástrico es mínimamente invasivo y no causa molestias al paciente, además las complicaciones en la duración del tratamiento son mínimas al ser un método muy eficaz y mundialmente probado y testado.

Estos son los casos en los que no está aconsejado el balón intragástrico;

  • Obesos menores de 13 años y mayores de 70.
  • Tener un índice de masa corporal (IMC) inferior a 27.
  • Haber sido sometido previamente a una cirugía bariátrica.
  • Sufrir una hernia de hiato de un tamaño superior a los 8 cm.
  • Presentar anomalías anatómicas en la faringe y el esófago.
  • Mujeres embarazadas.
  • Estar en tratamiento con fármacos antiinflamatorios o anticoagulantes al sufrir enfermedades inflamatorias o determinadas enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.
  • Tener algún trastorno psiquiátrico.
  • Ser alcohólico o drogodependiente.
  • Sufrir algún tipo de trastorno de la alimentación.
  • Cuando el tratamiento pueda suponer un riesgo no justificado para el paciente. Aún cuando no existen estudios al respecto, este es el caso de las personas alérgicas a la silicona, ya que el balón gástrico está fabricado con este material.

Una de las posibles complicaciones puede ser la dificultad de extracción, debido a la acumulación excesiva de fibra vegetal en el estómago, por lo que el paciente para evitar esto debe hacer una dieta líquida de 48 horas o más antes de la retirada.

Otra de las complicaciones que pueden surgir durante la retirada, es la dificultad en el paso del balón por la laringe, por lo que quizás, sea conveniente la extracción con intubación.

Aunque las complicaciones de este tipo son muy poco frecuentes puede pasar, se puede tener una señal clara de que esto suceda mediante el color de la orina, ya que se vuelve algo azulada – verdosa. 

Por otro lado, el paciente puede estar tranquilo ya que en ningún momento se atasca en el intestino, se expulsa de manera instintiva y natural sin ocasionar ningún daño.

El estómago sufre una dilatación después de la retirada y durante el paso de los meses recupera poco a poco, casi, su total normalidad.

Ocasionalmente los pacientes notan el estómago pesado si se exceden con las comidas durante las primeras semanas después de la retirada. En caso de que aparezcan esos síntomas, desaparecen después de esas primeras semanas para volver a la completa normalidad.

Es uno de los pilares que debe acompañar este tratamiento para que el resultado sea plenamente efectivo y no volver a coger todos esos kilos que hemos logrado perder gracias al tratamiento. Los pacientes que se someten a este tratamiento acaban adquiriendo nuevos hábitos alimentarios que favorecen el desarrollo favorable como pueden ser;

  • Cambiar los malos hábitos aprendidos desde la infancia.
  • Establecer unos buenos horarios para cada comida.
  • Evitar abusar de azúcares y grasas.
  • Evitar el abuso de los alimentos light.
  • Controlar las cantidades de ingesta de alimentos.
  • Incluir el agua en las comidas y evitar las bebidas azucaradas.

El postoperatorio pasará por controles semanales durante el primer mes, que luego pasarán a ser controles mensuales para hacer un seguimiento exhaustivo de la adaptación del paciente al balón.

También tendrá un plan muy especial de alimentación que debe seguir en todo momento para completar con éxito todo el proceso.

El resultado del balón gástrico depende mucho de la implicación del paciente, el índice de masa corporal inicial, así como su altura.

Los resultados son más palpables a partir del primer mes ya que el paciente suele perder mayor porcentaje de grasa, esto también favorece la motivación ya que se ven resultados al esfuerzo realizado y da lugar una relación de compromiso con el tratamiento.

El balón gástrico permite una pérdida de peso media que va desde los 15 a los 25 kg dependiendo de las características individuales de cada paciente.

Reiterar de nuevo que es importante que el paciente adquiera buenos hábitos saludables para ayudar a la que el tratamiento sea lo más eficaz posible, favoreciendo de este modo la pérdida de peso y el mantenimiento posterior a la retirada del balón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Solicita una consulta o llámanos.

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto lo antes posible.

RESERVA TU CITA

Pincha el botón para reservar tu cita.